Tina Gabrielle (Barrister) (Abogados de la regencia)

1. Circunstancias atenuantes


Lady Evelyn Darlington es una mujer mucho más independiente de lo que los hombres de su época pueden soportar. Hija de un profesor de Oxford, Evelyn siempre soñó con ser abogada, pero finalmente se ha sometido al mandato de ser una buena esposa, y cree encontrar al marido perfecto en Randolph Sheldon, colega de su padre en la Universidad. Por desgracia, su prometido no sólo es igual a todos los demás sino que, como si fuera poco, se ve envuelto en un asunto turbio y es acusado de homicidio.
En busca del mejor abogado defensor para Randolph, Evelyn acaba pidiendo ayuda a Jack Harding, no sólo un académico brillante y maestro de juristas sino también objeto de las fantasías adolescentes de la propia Evelyn. Ahora Jack y Evelyn deben sortear los peligros que representa la investigación para salvar a Randolph y, lo que es quizás más peligroso, hacer caso omiso de las incitantes trampas tendidas por sus propios y desbocados corazones.

2. En la cama del abogado


Bastardo de nacimiento, James Devlin vive según sus propios términos, hasta que un giro del destino revela que él es el verdadero Duque de Blackwood. A pesar de enterarse de la verdad sobre su legitimidad como heredero, jura aferrarse a su libertad. Tiene la intención de recuperar el hogar donde vivió la mayor parte de su ingrata infancia. Pero una vez en Wyndmoor Manor, descubre a un desafiante adversario en Bella Sinclair. Su afirmación de tener el derecho de propiedad sobre la casa es divertido… y excitante. Es por ello que no piensa retirarse hasta tomar posesión de todo, empezando por la hechizante Bella…
Una sensual rendición.
Bella está furiosa cuando el Duque se mete en su casa ¡declarando que le pertenece por derecho! La hermosa viuda no está dispuesta a renunciar a su soñado refugio sin luchar, sin importar cuán determinado sea el Duque, o cuán sensual se muestre en el campo de batalla. Pero una vez que accede a compartir la casa con el seductor abogado, se siente en peligro de perderlo todo, con cada lento y profundo beso…