Susan Wiggs (Las crónicas de la Bella vista)

1. El huerto de los manzanos


A Tess Delaney le encantaba descubrir historias, devolver tesoros robados a sus legítimos propietarios y llenar los vacíos del corazón de la gente con explicaciones sobre el legado de sus familias. Pero la propia historia de Tess estaba llena de lagunas: un padre al que nunca conoció y una madre que pasaba más tiempo trabajando que con su hija.
Y, de repente, se presentó el enigmático Dominic Rossi en la puerta de su casa con la noticia de que su abuelo, al que nunca había conocido, estaba en coma y ella iba a heredar la mitad de una finca de manzanos llamada Bella Vista. El resto le sería legado a Isabel Johansen, una medio hermana que ni siquiera sabía que tenía.
Frente al fértil paisaje de Bella Vista, con Isabel y Dominic a su lado, Tess comenzó a descubrir un mundo en el que la familia era lo primero y las raíces de la propia historia se hundían muy profundamente.

2. Dulce como la miel 


Isabel Johansen, una reputada chef criada en la apacible población de Archangel, había decidido transformar su hogar en una exclusiva escuela de cocina, un lugar único al que otros soñadores, como ella, pudieran acudir para aprender el arte culinario. La hacienda de Bella Vista, salpicada de huertos de manzanos, frondosos jardines y colmenas, era el lugar ideal para el proyecto de Isabel… y también el lugar perfecto para olvidar su pasado.
Sin embargo, los planes de Isabel, tan cuidadosamente elaborados, empezaron a torcerse cuando Cormac O’Neill, el arrogante reportero, un hombre destrozado por la guerra, apareció para desenterrar el pasado. Siempre se le había dado mejor exponer las vidas de los demás que su bien protegido corazón, pero la apacible vida en una pequeña ciudad, unida a la ardiente sensualidad de la cocina de Isabel, lo habían animado a revelar unas cuantas verdades sobre sí mismo.
La ensoñadora dulzura del verano era la época perfecta del año para exacerbar las emociones en una historia donde el pasado y el presente iban a colisionar para crear un inesperado futuro.