Victoria Holt

La señora de Mellyn


Tiempo atrás, Alice, la joven y bella señora de la mansión de Mount Mellyn, murió en circunstancias misteriosas. Dejó una hija pequeña, tan inteligente como maleducada, y un marido, hombre altivo, despótico y amargado. Ahora, la joven Martha Leigh ha sido contratada como institutriz de la pequeña.
Al llegar a la casa se ve inmediatamente afectada por el extraño comportamiento de los sirvientes y por el ambiente fantasmal que inunda los grandes salones y los laberínticos pasadizos secretos.
Una presencia incorpórea, que sólo Martha parece percibir, recorre las estancias con la levedad de un suspiro, anunciando que lo ocurrido con la joven Alice esconde un secreto innombrable.