(Al comando del rey)

1. Corazón de highland


Llamado ante el nuevo rey, el Laird Artúr se sorprendió al ver a su viejo amante caminar a través de la puerta. Su ira se encendió cuando el rey mandó que se aparearan y fortificaran sus fronteras al norte. Él tenía el corazón roto cuando descubrió que su nuevo compañero no tenía ningún recuerdo de su tiempo juntos. ¿Puede perdonar a Dainéal y dejar atrás el pasado para construir un futuro o la voluntad de su extremo resentimiento es todo lo que podían tener antes de que comience?
El Laird Dainéal se resiste a ser obligado a aparearse, especialmente a un hombre que sabe tiene que estar loco. A pesar de lo mucho que insiste Artúr que se han conocido antes, Dainéal no tiene memoria del hombre.
Y él habría recordado a un hombre que fuera tan sexy que hacía doler los dientes de Dainéal.
Ante el mandato de su rey para establecer un bastión en el norte, Artúr y Dainéal tienen que luchar no sólo con su pasado, también con los que quieren evitar su futuro.
Cuando la traición viene de dentro, el vínculo entre ellos puede ser lo único que los salve.

2. El abrazo del este


Daimyo Akihiro Shimada no tenía el odio hacia los humanos que muchos de su especie tenían. Era un conocido hecho que los seres humanos eran débiles. Cada dragón lo sabía. Cuando el rey lo manda a tomar un humano como compañero, Akihiro esta inmediatamente prendado por Isei pero plenamente consciente de que debe tratar a su pareja con cuidado suave, incluso si sus instintos le dicen lo contrario.
Isei Hironaka es un segundo hijo. Él no tiene ninguna posibilidad de ser nunca nada más de lo que es, hasta que se ve obligado a hacerse pasar por su hermano en la ceremonia de coronación del Rey. Cuando el nuevo rey le ordena que se aparee con un dragón, Isei está seguro que su artimaña será descubierta. El apareamiento para fortalecer el vínculo entre el clan y la manada es una cosa. El permanecer acoplado es una historia diferente, sobre todo cuando los que rodean a Akihiro e Isei creen que los dragones y los seres humanos no tienen nada de que enamorarse y harán todo lo que esté a su alcance para mantenerlos separados.

3. El calor del sur


Diego de la Vega está bastante satisfecho con la orden del Rey para aparearse con el líder dragón, Xavier Rodríguez. La fuerza y valentía en la batalla del hombre eran legendarias, al igual que las cicatrices que marcaban su cuerpo masivo. Pero hay una gran distancia entre la admiración y el amor, y a pesar de los esfuerzos de Diego, no está seguro de que los dos puedan encontrar un término medio. 
Xavier Rodríguez es un hombre acostumbrado a los rigores de la batalla y a estar solo para lamer sus heridas. La experiencia le había enseñado que las cicatrices que cubren su cuerpo serían asquerosas incluso para el menos exigente de amantes. Cuando Diego dice que él las ve como símbolos de valor, Xavier se muestra escéptico, aún más cuando el magnífico ex-amante de Diego aparece, afirmando quererle de vuelta. 
La confianza no es una cosa fácil y tampoco lo es aceptar a un compañero con todos sus defectos. La terquedad y la necesidad de proteger su corazón podrían ser más peligrosas para su apareamiento que el misterioso enemigo decidido a arrebatarle su territorio, y tal vez incluso su vida. 

4. Por orden del rey


El Príncipe Grigory Krayev está encantado cuando el Rey le ordena que se empareje a un apuesto príncipe dragón. Su excitación se convierte rápidamente en incertidumbre cuando se entera de que hay dos de ellos. ¿Cómo podría tener la esperanza de complacer a dos dragones que no lo necesitan cuando se tienen el uno al otro?
El Príncipe Konstantin Victorovich se irrita cuando el Rey le ordena que se acople a un ser humano. Él ya tiene un amante. No necesita otro. Cuando descubre a quién el Rey quiere acoplarlo, Konstantin se da cuenta de que podría tener que reconsiderar su objeción.
El Príncipe Mikhail Dubolazov ha querido a Konstantin durante años, sirviendo al hombre fielmente como su criado sólo para estar a su lado. Cuando el Rey ordena a Konstantin aparearse, Mikhail ve su vida escapando. Incluso cuando su estado se elevó a la de un Príncipe, a Mikhail le preocupa que nunca tendrá lo que se necesita para mantenerlos.
Cuando las fuerzas fuera de su control amenazan todo lo que aprecian, necesitarán más que confianza para mantenerse juntos. Tendrán que creer que sólo de pie como uno tendrán la oportunidad de golpear a un enemigo que trabaja en las sombras.