Anette Jhonson

Recién casados


Estaba nerviosa, faltaban pocas horas para el amanecer y era el momento de dejar la casa donde se había criado. 
No estaba segura de lo que iba a pasar, de lo que sí segura era de que su tío la obligaría a casarse con aquel conde, se le ponía la piel de gallina sólo de pensarlo. 
Hacía unos días, había tenido una fuerte discusión con su tío al respecto. Elisabeth quería viajar, conocer mundo. 
-Eso no es apropiado para una señorita- le había dicho enfadado Peter Pembroke, su tío.
-Te casarás con el conde Wickman y no hay discusión posible. 
Intentó sonar tajante, aunque sabía que con Lis eso no daba resultado. 
-No es justo, ni siquiera conozco a ese hombre, su voz era firme y decidida, y no necesito casarme, tengo fortuna propia, con la que puedo permitirme recorrer el mundo entero si quiero- levantó su respingona nariz a modo de desafío.