Jane Fallon

Cómo librarse de Matthew


Qué hacer si Matthew, tu amante secreto de los últimos cuatro años, finalmente decide abandonar a su mujer, Sophie (y a sus dos hijas), y mudarse a tu piso, justo cuanto empezabas a creer que ya no te gustaba tanto.
  
  Plan A
  -Dejas de depilarte las axilas. Y las ingles.
  -Le dices que te depilas el bigote cada seis semanas.
  -Dejas de tener sexo con él.
  -Le criticas la ropa que lleva.
  -Dejas de cepillarte los dientes y el pelo (y no te quitas con una pinza los pelos de bruja que te crecen en la barbilla).
  -Compras toallitas para la incontinencia urinaria y las dejas tiradas por ahí.

  Plan B
  -Accidentalmente, te encuentras con su mujer.
  -Te caes (por accidente) justo en la puerta de su oficina para que ella te haga pasar hasta asegurarse de que estás bien.
  -Te inventas un nombre y una identidad falsas.
  -Te haces su amiga.
  -Te haces amigo del hijo de Matthew (que, a propósito, tiene tu edad. (Tampoco es que seas una pedófila.)
  -Te haces amiga de las hijas de Matthew. (Sin éxito.)
  -Ves cómo tu plan se desmorona.

Deshacerse de Matthew no es tan simple como parece, pero en el camino Helen se forjará una amistad, encontrará el amor verdadero y se dará cuenta de que nunca nada sale exactamente como lo planeamos.