Dean Koontz

Escalofríos


Cuando Paul Annendale llegó con su tienda de campaña a Black River, esperaba pasar seis apacibles semanas de vacaciones en compañía de sus hijos y rodeado de hermosas montañas. Lo que encontró, sin embargo, fue una pesadilla: la población de Black River se hallaba bajo los efectos de una extraña enfermedad epidémica cuyos síntomas se manifestaban a través de desagradables escalofríos nocturnos y de un singular y peligroso comportamiento durante el día.
Paul ignoraba que sus conocidos y amigos de la pequeña localidad se estaban convirtiendo en robots a las órdenes de un maníaco con ansias de dominar el mundo y con una patológica obsesión por el sexo; pero Paul no iba a permanecer largo tiempo con los brazos cruzados ante ese horrible espectáculo.