Candice Hern (Viudas alegres)

1. En la pasión de la noche


Con una buena posición y la vida resuelta, ninguna de las cinco amigas que conforman las Viudas Alegres necesita casarse de nuevo. Pero no tienen la menor intención de renuncar a la pasión física durante el resto de sus vidas. de modo que hacen un pacto: cada una pensará tomar un amante por puro placer.
Marianne Nesbitt adoraba a su difunto esposo David, pero los pincantes recuerdos de las otras viudas hacen que se pregunte si no se perdió algo especial. ¿Podría encontrarlo ahora mediante una aventura amorosa? Insegura de cómo hacerlo, le pide a Adam Cazenove, un viejo amigo y célebre granuja, que sea su tutor en el arte de la seducción.
La osada petición pone patas arriba el mundo de Adam. Jamás imaginó que la recatada y muy atractiva viuda de su mejor amigo buscara un amante. De no ser por su reciente compromiso, recibiría con entusiasmo la posibilidad de calentar su cama. Dado que no soporta pensar que otro hombre lo haga, se dedica a frustrar todo intento de seducción por parte de Marianne. Hasta que una noche de espontánea pasión lo cambia todo...

2. Tan solo una aventura


Beatrice, lady Somerfield, está demasido ocupada haciendo de carabina para su terca sobrina y cuidando a sus propias hijas como para encontrar tiempo para buscarse un amante… hasta que una noche, en un baile, un desconocido enmascarado le hace darse cuenta de las maravillas que se está perdiendo. Sin embargo, cuando descubre la identidad del hombre, todo apunta a que una aventura resulta imposible. Él es Gabriel, marqués de Thayne, que acaba de regresar de la India, el partido de la temporada, y el hombre detrás del que van todas las debutantes de Londres, incluida su propia sobrina.
Pero Thayne está profundamente cautivado por Beatrice, y la mutua atracción de ambos les lleva a mantener varios y satisfactorios encuentros. Mientras busca una novia entre las jóvenes de la temporada, se siente cada vez más atraído por la hermosa, sensual y más sofisticada lady Somerfield, y sospecha que su amante sería la esposa perfecta. Pero, ¿bastarán los cada vez más profundos sentimientos de Beatrice hacia Thayne para vencer su juramento de no volverse a casar, así como el escándalo una vez que su relación se haga pública?

3. Déjate llevar


Viuda de un famoso obispo,Grace Marlowe está escandalizada e intrigada por las aventuras amorosas de sus amigas las Viudas Alegres. Pese a haber aceptado el pacto, no puede imaginarse entregándose a la pasión… hasta que el libertino más célebre de Londres pone los ojos en ella.
John Grayston, séptimo vizconde Rochdale, nunca ha rechazado una apuesta, sobre todo cuando ésta implica seducir a una mujer hermosa para llevársela a la cama. John está dispuesto a apostar su más preciada posesión a que no hay una sola mujer en toda Inglaterra que sea inmune a sus encantos. Pero cuando el objeto de la apuesta es la remilgada y decente Grace Marlowe, tiene que emplearse a fondo y echar mano de todo su atractivo seductor.
La inquebrantable virtud de Grace es puesta a prueba cuando el infame granuja muestra un inesperado interés en ella. Indignada, halagada, y reticentemente atraída, no tarda en empezar a sucumbir al hechizo del hombre que se oculta tras su escandalosa reputación, Rochdale, en cambio, se siente gozoso al descubrir la ardiente pasión que esconde la beata fachada de Grace. Pero cuando los corazones y las vidas se entremezclan en el juego, los verdaderos motivos de su seducción podrían echarlo todo a perder…

4. From this moment on night


Érase una vez que a cuatro Cuentacuentos increíbles… Stephanie Laurens, Mary Balogh, Jacquie D’Alessandro y Candice Hern, se les ocurrió una deliciosa idea. ¿Y si cada una escribía una historia sobre una joven decente que se queda atrapada en una posada lejos de las restricciones de la sociedad? ¿Qué sucedería? ¿Y cuánto tardaría en sucumbir al deseo?
La última de las viudas alegres...
Wilhelmina, Duquesa viuda de Hertford, había sido una vez una cortesana de alto nivel, y aunque ahora es una viuda razonablemente respetable, nunca ha podido escapar del todo de su notorio pasado. Su escandalosa profesión la había arrancado de su primer amor, Sam Pellow. Y todavía ocupa un lugar predominante entre ellos cuando, por casualidad, se encuentran por vez primera en muchos años. Ahora Sam, capitán de la Marina Real Británica, está dispuesto a perdonar y olvidar el pasado. Pero, ¿puede perdonarse a sí misma Wilhelmina por la ruptura del corazón de Sam?