Amanda Quick (Damas de Lantern Street)

1. Jardines de cristal


Tras haber sido víctima de un ataque en las calles de Londres, Evangeline Ames ha alquilado una casita de campo en las afueras. Cuando su vida vuelve a correr peligro, se refugia en Crystal Gardens, una propiedad cercana que ejerce sobre ella una atracción sobrenatural. Allí es rescatada por el propietario, Lucas Sebastian, quien insiste en mantener el asunto en secreto. Bastante tiene ya con los rumores  sobre la existencia de un tesoro enterrado en sus jardines.
Aunque Lucas y su nueva vecina perciben de inmediato tanto sus respectivas facultades psíquicas como su mutua atracción, deben enfrentarse a algo más urgente: quien intentó matar a Evangeline volverá a intentarlo….

2. Una mujer misteriosa


Bajo las austeras faldas de su vestido, Beatrice Lockwood oculta una pistola. No puede ser de otro modo, pues Beatrice es una dama de compañía con una misión secreta -tan secreta como su pasado, y debe estar preparada para luchar a vida o muerte en cualquier momento.
Sin embargo, cuando se dispone a evitar un crimen en los jardines de una mansión en la que se está celebrando un baile, recibe la inesperada ayuda de un hombre de voz hipnóticamente serena. Tras entregarle su tarjeta, el extraño desaparece entre las sombras, dejándola perpleja.
Joshua Gage, que se encarga de investigaciones secretas para la Corona, también está intrigado. Tiene un interés especial en esa belleza pelirroja, sospechosa de robo y asesinato, y quizá también culpable de fraude por haber vendido sus servicios como médium.

3. Compromiso de conveniencia


Una mujer no espera que la secuestren en una calle londinense a plena luz del día. No obstante, Amity Doncaster consigue salir indemne tras verse atrapada en un carruaje con un hombre que oculta su rostro tras una máscara de seda y empuña una hoja afilada, mientras le susurra al oído insultos y amenazas. Su ingenio y su arma secreta la salvan... por el momento.
Sin embargo, el monstruo conocido por la prensa como «el Novio», que ha dejado un reguero de víctimas a su paso, pronto volverá a las andadas. Está obsesionado con la relación ilícita que une a Amity con Benedict Stanbridge, acicateado por los rumores acerca de las horas que pasaron a solas en un camarote mientras parecían cruzar el Atlántico más rápido que cualquier navío.
Para dos personas habilidosas a la hora de desaparecer y que han estado en los rincones más exóticos del planeta, huir siempre es una opción. Sin embargo, Amity y Benedict tienen la firme intención de acabar con el reino del terror que el Novio ha impuesto en Londres, y a fin de lograrlo han decidido unir sus fuerzas. Y mientras se disponen a plantar cara a un criminal desequilibrado en el centro de la ciudad que adoran, tienen que hacer frente a unos sentimientos de los que ninguno de ellos puede huir…